Inicio Regionales El aborto es un crimen contra la vida y un desprecio a...

El aborto es un crimen contra la vida y un desprecio a Dios

80
0

Carlos Hernández.-

San Carlos, diciembre 30.- (Las Noticias de Cojedes).- El aborto es considerado por los católicos como un atentado contra la vida, contra la dignidad sagrada que es ser hijos de Dios y hermanos de Jesucristo, por eso rechazamos cualquier proyecto de legalización y aprobación por parte de los parlamentos en cualquier parte del mundo, como recientemente ha ocurrido en Argentina.

Hay quienes justifican “matar a un ser humano” (pues desde la concepción ya es una persona humana) por razones económicas, de enfermedad, o para evitar la muerte de mujeres por mala praxis al someterse a abortos clandestinos, en fin, presentan una serie de argumentos que en ningún momento justificarán quitarle la vida a un inocente.

Lo más triste es que toda esta barbaridad contra la vida humana la asumen bajo una supuesta libertad y derechos de la mujer, lo cual se ha ido extendiendo peligrosamente en muchos países, ganando terreno auspiciado por la malignidad disfrazada de conciencia ciudadana.

Aceptar el aborto, practicarlo, estimularlo, es un crimen contra la vida, un desprecio a Dios quien nos da la vida, porque es un padre amoroso y misericordioso. Sólo Él puede dar y quitar la vida.

Al respecto, leamos un extracto de un trabajo periodístico publicado en aciprensa.com sobre el tema del aborto:

-“¿En qué incurre una persona que realiza o consiente que le realicen un aborto?

-Quien consiente y deliberadamente practica un aborto, acepta que se lo practiquen o presta una colaboración indispensable a su realización, incurre en una culpa moral y en una pena canónica, es decir, comete un pecado y un delito.

-¿En qué consiste la culpa moral?

-La culpa moral es un pecado grave contra el valor sagrado de la vida humana. El quinto Mandamiento ordena no matar. Es un pecado excepcionalmente grave, porque la víctima es inocente e indefensa y su muerte es causada precisamente por quienes tienen una especial obligación de velar por su vida. Además, hay que tener en cuenta que al niño abortado se le priva del Sacramento del Bautismo.

-¿Qué es una pena canónica?

-La pena canónica es una sanción que la Iglesia impone a algunas conductas particularmente relevantes, y que está establecida en el Código de Derecho Canónico, vigente para todos los católicos.

-¿En qué pena canónica incurre quien procura un aborto?

-El que procura un aborto, si sabe que la Iglesia lo castiga de este modo riguroso, queda excomulgado. El Canon 1398 dice: “Quien procura un aborto, si éste se produce, incurre en excomunión Latae sententiae”. Por otra parte, el Canon 1041 establece que el que procura un aborto, si éste se consuma, así como los que hayan cooperado positivamente, incurre en irregularidad, que es el impedimento perpetuo para recibir órdenes sagradas.

Significa que un católico queda privado de recibir los Sacramentos mientras no le sea levantada la pena: no se puede confesar válidamente, no puede acercarse a comulgar, no se puede casar por la Iglesia, etc. El excomulgado queda también privado de desempeñar cargos en la organización de la Iglesia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí